lunes, 31 de octubre de 2011

CORAL

Por Maite Rojo



CAMPO ENERGETICO: Atrapan y retienen ( tienen la facultad de eliminar tensiones, son relajantes,  son buenas para todo lo implicado con el amor, la amistad, la ternura, la compasión, esta relacionadas con la sabiduría, la elocuencia, el crecimiento personal, potencian la espiritualidad, el misticismo, el psiquismo, la prosperidad y la fertilidad, favorecen el sueño y los sueños).

CORRESPONDENCIAS SIMBOLICAS

PLANETARIAS: Venus y Marte.
ASTROLOGICAS: (sugerencia basada en las correspondencias planetarias) Tauro, Libra, Piscis.
ELEMENTO: Agua, Akasha (quinto elemento correspondiente a los minerales de origen orgánico).
RELIGION Y MITOLOGIA: Isis, la Gran Madre, Venus, Hecate, Neptuno, Saturno.
METALES ASOCIADOS: Plata, Cobre.
PLANTAS ASOCIADAS: Cedro, canela, lirio, margarita, hierbabuena, malva, rosa roja, rosa, y blanca, clavel de todos los colores, geranio, sándalo.
CHAKRAS: Primero o Base.



Es una secreción caliza de estructura arborescente, producida dentro del mar por zoófitos de distintos órdenes, a cuyas multitudes sirven de esqueleto común.

El coral es una roca sedimentaria orgánica, las variedades rosa, rojo, blanco y azul son las mas abundantes y están hechas de carbonato de calcio, las variedades negra y dorado son de una sustancia parecida al cuerno llamada conquiolina.



No es muy duro, 3 según la escala de Mohs, los de gran tamaño se pueden cortar con una sierra, y los más pequeños se fracturan fácilmente, su estructura es porosa con un 50 % de espacio vacío.

Es traslucido u opaco, sin trasparencia alguna. Aunque es mate al principio, todos los corales cuando se pulen tienen un brillo vítreo. Son sensibles al calor y a los ácidos, por lo que pueden perder color con el tiempo y el uso.



El coral puede imitarse con hueso y marfil vegetal teñidos, vidrio, porcelana y mezclas de caucho y yeso. En general las imitaciones presentan un color uniforme, pero se pueden reconocer porque no muestran la estructura en forma de fibra de madera que es tan característica del coral natural.



El coral es esencialmente un organismo de aguas calidas y poco profundas, pocas veces incluso frías y de mayor profundidad, que construye su esqueleto con el carbonato cálcico que toma del agua del mar. También las partes duras de diversos organismos (algas calcáreas, tubos de gusanos, esponjas) cuyos esqueletos originan rocas, mas o menos compactas, reciben con frecuencia el nombre de corales.

El coral japonés es blanco, rosa o rojo. En las costas mediterráneas y africanas y en el mar Rojo se halla el coral rojo y rosa. Mar adentro, en malasia y Japón, se encuentra coral rojo. El negro y dorado se encuentra mar adentro de las costas de Las Indias occidentales, Australia y las islas del Pacifico. El coral azul se halla en los mares que circundan Filipinas.

Los corales admiten casi todo tipo de tallado, en abalorio, cabujón y camafeo son las tallas más comunes.


El coral no es un mineral, es un producto de la vida marina, pero por sus especiales cualidades y por su composición, es muy usado en distintos aspectos mágico-esotéricos y en sanación.



HISTORIA Y CURIOSIDADES

Desde hace 2000 millones de años las algas marinas, solas o en compañía de diversos organismos, como los bivalvos, los foraminíferos, y los corales, han construido enormes ciudades  de roca caliza de cientos de kilómetros de extensión y varios centenares de metros de altura, son los arrecifes.

Esta precipitación de caliza es posible gracias a la actividad fotosintética, es decir precisa energía solar, por ello estos escollos vivos solo son posibles en fondos con profundidades menores de 60 metros y en aguas claras, además tienen que ser calidas, en la actualidad 27ª C como media. El soporte para estos grandiosos edificios son las islas oceánicas volcánicas que se crean cuando la litosfera pasa sobre puntos calientes.

Según su disposición los arrecifes pueden ser de tres tipos, los de franja, unidos a la costa y de casi 2 kilómetros de anchura, los de barrera de hasta 15 kilómetros de anchura y los atolones, de forma circular y sin relación con tierra emergida.



Los arrecifes de coral, por su carácter poroso, son una excelente roca almacén para yacimientos de petróleo.

Estas comunidades son muy exigentes y acusan fuertemente los cambios ambientales. A lo largo de la evolución han sufrido extinciones masivas, aunque se han podido formar nuevas agrupaciones. Los primeros arrecifes, hace unos 2000 millones de años, eran solo de algas verde-azules que produjeron escollos vivos en forma de cúpula y estaban formados por sedimentos laminados.

Los corales surgieron hace “solo” 480 millones de años. Los corales antiguos estaban distribuidos de forma más dispersa que en la actualidad. Hoy en día los corales solo ocupan la décima parte de un arrecife medio, el resto es, en parte, un detrito que se ha formado con millones de trozos que han roto las olas y que se sostiene sobre el esqueleto original de los antiguos corales.

El eje duro, calizo y que es el armazón y esqueleto de la parte blanda viviente, es lo que se aprovecha para la elaboración de joyas y adornos pues su consistencia vítrea es muy fácil de trabajar. El coral también se emplea en la industria farmacéutica y “sabiamente”, algunos laboratorios solo emplean corales que están fuera del mar para no dañar un arrecife vivo.



La explotación del coral rojo se realiza en el Mediterráneo occidental y en el Adriático, en grietas y agujeros con poca luz. Se han utilizado diversos métodos de extracción, desde la recolección a mano, buceando a poca profundidad, unos 10 metros, hasta el empleo de escafandras, pues en la actualidad se encuentra entre los 30 y 100 metros, también se emplean barcos coraleros provistos de un instrumento en forma de cruz con redes que lanzan al mar y enganchan en las ramas del coral que se rompen y caen sobre las redes que son izadas a bordo. Cuando se saca a la superficie se le llama coral en bruto, y su valor depende del grosor de sus ramas y del color, los mas apreciados son los de  delicados matices rosados y el negro. Una vez trabajado su precio varía dependiendo de la calidad y perfección artística de la obra.

Existen a la venta, sobre todo en China y en la India, diversas piezas de adorno, sobre todo collares, de coral rojo que son imitaciones, emplean cerámica, coral blanco teñido, cuerno tintado y plástico para la fabricación de estas piezas. Por lo cual hay que tener precaución al realizar la compra de productos manufacturados.

El coral negro de buena calidad abundaba en las aguas de mar Rojo y se exploto durante siglos hasta su extinción. Más tarde se empleo el de otras zonas calidas aunque era de menor calidad. En 1960 el investigador francés Yves Costeau redescubrió corales negros de la misma calidad que el antiguo en el arrecife de Palanzar, en el sur de la isla de Cozumel, en México donde era explotado en pequeñas cantidades por los nativos.

El coral negro pertenece a la familia de los gorgoneáceos y es una colonia que tiene forma de árbol pequeño, unos 50 cm., crece un promedio de 10 centímetros cada 50 años y se encuentra a grandes profundidades, entre los 40 y 100 metros. Por su difícil extracción, escasez, merma en el tallado, calidad y belleza, alcanza grandes precios en el mercado.


En la actualidad los arrecifes y cuevas de coral están protegidos, como si se tratara de un parque natural, pues en su extracción manual o con redes se rompen muchas ramas que caen al fondo del mar y ya no son utilizables, con lo que la perdida es muy considerable y lo peor es que se matan colonias enteras. El mayor problema es que para los pescadores esto es un circulo sin fin, cuanto mas se protege mas se complica para ellos la extracción y se encarece el precio en el mercado, con lo que se convierte en un producto que da grandes beneficios y esto provoca que aparezcan mas recolectores furtivos o que no acatan las leyes de protección.

Es aconsejable utilizar trozos de coral que no estén tallados o en joya, porque para conseguir una pequeña pieza los artesanos necesitan trabajar sobre grandes trozos, lo que además de elevar el precio, repercute en la desaparición progresiva de esta maravilla que nos ofrece la naturaleza marina. Además, tanto en magia como en sanación, física, mental y espiritual, el coral en bruto ofrece óptimos resultados.



De entre todos los productos que ofrece el mar, el coral ha sido el preferido de muchos pueblos desde siempre, por su gran belleza y por sus cualidades. Ha sido usado por distintas culturas como ornato personal, distintivo social, protección, símbolo del guerrero, instrumento de sanación…

El término coral procede de la palabra griega “korallios” que designaba una hija o ninfa del mar, o un adorno del mar. Paso al latín como “corallium”, de ahí su nombre actual.

En un principio los naturalistas creyeron que el coral era un arbusto marino blando y verde que se endurecía al contacto con el aire, que sufría una mutación y se convertía en un mineral rojizo, pero en 1722 el naturalista Peysonnel descubrió la naturaleza animal de los corales.

Uno de los hallazgos más antiguos de coral rojo se realizo en un enterramiento de Wiesbaden (Alemania), donde se encontraron diversos ornamentos y joyas realizados con este material.

En la cultura Mediterránea se creía que el coral, al igual que el ámbar, contenía la “esencia de la vida de la Diosa Madre”, la cual moraba en el mar en un “árbol de coral”.

Se ponía un trozo de coral en las cunitas de los niños, o colgado al cuello para protegerlos del mal de ojo y la brujería. Lo usaban en polvo para combatir la esterilidad. Como collar o pulseras para evitar engaños y traiciones. En las armas y útiles de guerra para adquirir fuerza ante el enemigo. En las casas para ahuyentar a los espíritus malignos…


En la Roma clásica era conocido por “litodendrum”, o “árbol de piedra”, y se le tenía un especial culto mágico.

En Grecia estaba dedicado a Hécate, diosa del mundo inferior que además  presidía todos los encantos y las brujerías, grababan su nombre y atributos en un trozo de coral que después dejaban en un cruce de caminos para asegurar la protección contra truenos, rayos, venenos y la derrota o muerte en la batalla. También lo usaban para proteger sus barcos, para lo cual lo envolvían en pieles de animales marinos y lo amarraban al mástil de la embarcación.

Por hallarse en las playas, se le consideraba un regalo de los dioses, y se usaba sin haber sido trabajado por las manos del hombre, pues se pensaba que el coral estaba vivo y que en los procesos de cortado, tallado y pulido se mataba tanto su vida como los poderes y las energías mágicas.

Platón afirmaba que “aliviaba el dolor de dientes de los niños y mantenía a raya las enfermedades, especialmente si se lo llevaba al cuello”.

Por su vínculo con el mar, la luna y sus ciclos, las mujeres italianas se lo ponían cerca de la ingle para regular el flujo menstrual, afirmaban que el coral rojo palidecía durante los días de sangrado y después recobraba su color. Lo llevaban oculto a los ojos del hombre porque perdía su magia si lo veían ellos. También lo empleaban para predecir sus periodos no fértiles.

Para atraer el amor, llevaban trozos de coral engarzados en oro o plata en las orejas como pendientes.



El mito del nacimiento del coral ha sido relatado por diversos autores, quizá el más bello sea el de Ovidio en La Metamorfosis, cuando explica la gesta de Perseo para rescatar a Andrómeda de Cetus que la mantenía encadenada. Después de utilizar la cabeza de la Medusa, Perseo la coloca sobre un lecho de algas que se petrifican y de ahí nace el coral, Ovidio lo narra así:
(Libro V, pagina 735 y siguientes)

"Los gritos y los aplausos llenaron las playas y los palacios elevados de los dioses; llenos de alegría, Cassíope y el padre Cefeo saludan al yerno y lo proclaman auxilio y el salvador de su casa; libre de cadenas avanza la doncella, precio y causa de la gesta.

Él lava con agua de las olas las vencedoras manos y para que la dura arena no hiera la cabeza erizada de serpientes, pone por suelo hojarasca, extiende un lecho de tallos nacidos bajo la mar y pone encima la testa de la Forcínida Medusa.

Los tallos blandos, que una blanda médula mantenía vivos, absorben el poder del monstruo y se endurecen con su contacto y toman, en las hojas y en las ramas, una rigidez nueva.

Las ninfas de la mar prueban a reproducir el hecho admirable en diversos tallos y se complacen en volverlo a conseguir y renuevan la semilla lanzándola por las olas; todavía hoy tiene la misma naturaleza el coral, de manera que toma la dureza por el contacto con el aire, y aquello que en la mar era mimbre se convierte en piedra fuera de la mar."



Los turcos lo empleaban en sus viviendas y fabricaban gran cantidad de objetos personales y de decoración y culto con el.

En la cultura oriental el coral se usaba como atributo de dignidad, poder y mando, los mandarines chinos llevaban coral rojo como señal de autoridad. Al mismo tiempo era un adorno muy estimado y de gran valor que aseguraba la protección a su portador.

En las antiguas tradiciones japonesas se habla de un poderoso elixir que tomaban para purificar el “cuerpo por dentro, sobre todo para purificar la sangre y la orina”, elaborado a base de corales finamente molido.



En la India estaba considerado como un poderoso amuleto de propiedades ocultas y medicinales por su conexión con el océano, donde, según antiguas creencias, residen las almas humanas después de la muerte. Era usado para conseguir la ayuda y protección de sus antepasados y también lo ponían sobre el cuerpo de los muertos para que los espíritus no deseados penetraran en el.

Lo empleaban como ornamentación en joyas, sobre todo en coronas y anillos, dándole atributos sagrados. Eran llevados por las altas jerarquías religiosas y políticas. En un antiguo libro escrito en sanscrito se describe un anillo de grandes propiedades mágicas que contiene “las nueve piedras mas preciosas y poderosas” , el diamante, el rubí, la perla, la turquesa, la esmeralda, la circonita, el topacio, el zafiro y el coral.


Para los pueblos indios el coral es una de las cuatro piedras que representan los cuatro elementos, símbolos de la vida, los otros tres son el ámbar, la turquesa y el azabache.

Para sus vestiduras ornamentales utilizaban plumas y conchas así como abalorios y cuentas de coral, las mas antiguas tradiciones incluyen estos materiales como portadores de beneficios tanto para quien los llevaba como para los que recibían la magia que practicaban los chamanes.

En la magia esotérica de la Edad Media, se trituraba finamente y el polvo resultante se usaba para añadir a los inciensos venusinos que se quemaban para atraer el amor.

También preparaban jarabes para combatir la tos ferina, la tuberculosis y las afecciones de los ojos. En forma de tintura lo aplicaban sobre la piel para diversas afecciones cutáneas.


MENTE Y ESPIRITU

Por surgir del mar, cuna de la vida en la Tierra, sus propiedades y vibraciones son excepcionalmente positivas.


En la esencia del coral están reunidos los cuatro elementos, tiene la fuerza acuática del mar, agua, al salir al exterior recibe la energía dinamizarte del sol, fuego, que junto a el soplo vivificante, aire, lo convierte en piedra de gran fuerza y poder, tierra, y gracias a ellos su potencia se expande por los cuatro mundos, físico, mental, espiritual y divino”

Es símbolo del crecimiento interior, al igual que cobra vida después de pasar por etapas, el coral proporciona los cimientos, los planos y la forma de construir y edificar todos los propósitos que son necesarios para  llevar a termino los proyectos mas íntimos y que sirven para conseguir un Yo mas espiritual cercano a la Armonía Universal, al Conocimiento Superior.


Tiene la facultad de permitir que se vean con claridad los conflictos emocionales, lo que permite llegar solucionarlos.

Actúa como sedante y relajante en los estados de pánico o miedo producido por situaciones nuevas que no se sabe como afrontar.

También tiene efecto vitalizado en los estados de cansancio emotivo o cuando parece que todo un día es igual al anterior en el campo sentimental o de pareja, da el optimismo y la fuerza necesaria para cambiar la monotonía o para emprender nuevas relaciones.

El coral negro es una herramienta muy eficaz para la interpretación de los sueños pues favorece la lectura interna del subconsciente


TERAPIA DE LOS CHAKRAS


Aunque este chakra esta asociado al elemento tierra, el coral, por su antigüedad, conexiones, propiedades y por su especial formación, se usa para abrir, estimular y fortalecer el primer chakra o base.

El coral contiene en su esencia los cuatro elementos por lo que su poder se extiende a los cuatro mundos: físico, mental, espiritual y divino.

Es símbolo del crecimiento y la entrega personal.

El primer chakra, llamado también chakra de la base y de la raíz, esta situado en la base de la espina dorsal, entre los genitales y el ano. Rige sobre los riñones y la columna vertebral y esta ligado a las glándulas suprarrenales.

Su color es el rojo y esta relacionado con la pasión, la energía vital, el poder creativo y la sensualidad.

El primer chakra o base o de la raíz esta vinculado a la existencia terrenal en el plano físico y activa la conexión del ser humano con todo lo material. Es el centro donde los sistemas que regulan la voluntad de vivir y los mecanismos de supervivencia básicos reciben las energías.

Es el chakra que relaciona al ser humano con la tierra y lo hace a través de las piernas.

Por controlar las sensaciones y las energías físicas, cuando no esta equilibrado o no funciona bien se produce el abatimiento, tanto físico como moral, así como la sensación de opresión por todo lo que esta alrededor, desaparecen las ganas de seguir viviendo y la confianza en uno mismo, hay falta de estabilidad y disminuye la capacidad de imponerse.

A nivel físico se padecen fallos en el sistema inmunológico, anemia, cólicos renales, ciática, impotencia, esterilidad…

La función del coral es la de aportar las vibraciones energéticas necesarias para disolver los bloqueos para que este centro pueda absorber nuevas energías vitales para retransmitirlas sin obstáculos a los cuerpos no materiales. Se usa el coral de color rojo por la energía vital y fuerza que proporciona. Por su efecto vivificador y estimulante y por la seguridad en uno mismo y la estabilidad que aporta.


Para desbloquear el primer chakra: sentados en la tierra, con la espalda recta y sintiendo el contacto con la naturaleza, efectuar varias respiraciones profundas hasta percibir el aroma que desprende la tierra. Colocar un coral rojo en el vértice donde se juntan las piernas, estirar los brazos a la altura de los hombros y sostener dos cuarzos trasparentes, uno en cada palma de la mano. Hay que sentir como los cuarzos absorben la energía del sol y de la naturaleza y la transmiten a las manos, como, en forma de rayos blancos, circula por los brazos hasta los hombros, se juntan en las vértebras cervicales y, convertidos en un único rayo blanco baja por la columna hasta encontrarse con el coral rojo donde se trasmuta en un rayo rojo que se expande por el interior y con su potente energía limpia y desbloquea la zona, se lleva todo lo negativo, después sale nuevamente hasta encontrarse con el coral rojo. Deja los cuarzos en la tierra, a la luz del sol y retira al coral para limpiarlo y purificarlo.

Para estimular, cargar de energía y activar el primer chakra: hay que situarse en una habitación iluminada con luz solar, quemar sobre carboncillo vegetal unos cuantos clavos de especia y encender dos velas rojas, una a cada lado del cuerpo. La mejor posición para efectuar este ejercicio es tumbados en el suelo, con la columna vertebral lo mas estirada y recta posible, se coloca un coral rojo sobre el bello del pubis, en la base de la pelvis. Hay que respirar lenta y profundamente hasta que se consiga un estado de relajación y calma y, con los ojos cerrados, hay que imaginar como del coral surge una chispa de luz roja que lentamente se va haciendo cada vez mas grande hasta convertirse en una esfera de luz roja luminosa y radiante que irradia energía, llena toda la zona y la activa armónicamente. Es conveniente visualizar la esfera roja el mayor tiempo posible para que se estimule el chakra perfectamente y la energía fluya con fuerza y lo irradie con mayor intensidad.


SALUD

Todos los corales, en general, son carbonato de calcio, es decir tienen en su composición gran cantidad de calcio, por lo que son muy útiles en la sanación de fracturas y problemas óseos, como artritis, osteoartritis, osteoporosis… incluso para disolución de calcificaciones en las articulaciones y huesos.

Existen en el mercado diversos productos fabricados a partir del coral, son los llamados calcios marinos con los nutrientes y propiedades necesarios para sanar distintas afecciones óseas. Algunos laboratorios sostienen que para la fabricación de este calcio marino no utilizan más que coral que se encuentra fuera del mar, con lo que no dañan los arrecifes vivientes.

Por sus especiales cualidades, el coral se ha empleado desde siempre en sanación, ya sea aplicado directamente, en polvo o en forma de elixir, es muy apreciado porque:

Incrementa los niveles de oxigeno en la sangre.

Reduce la presión sanguínea en adultos.

Útil para paliar los dolores musculares y de cabeza.

Corrige la acidez de estomago.

Regula el colesterol alto.

Se usa para mejorar problemas de la piel, como psoriasis, eccemas, desescamaciones…y para aliviar la gota.

Se utiliza en los desordenes mentales y en el Alzheimer.


El coral rojo es estimulante de la corriente sanguínea, suaviza y atenúa las hemorroides, es muy útil en el tratamiento de las afecciones del sistema venoso superficial, como varices y trombofeblitis superficial, detiene las hemorragias.

Llevar un collar de coral rojo beneficia a las personas que se encuentran bajas de energía pues actúa como estimulante. Se usa con buenos resultados para combatir el síndrome de fatiga crónica.

El coral rosa se usa para combatir los procesos gripales y catarros, proporciona un gran alivio y acelera el proceso curativo.


El elixir de coral es muy efectivo para fortalecer el sistema circulatorio y el corazón. Actúa como regenerador, retrasando el envejecimiento de las células y combatiendo problemas óseos producido por los años.

MAGIA PRÁCTICA

 

El coral tiene amplias aplicaciones en la magia amorosa. Rodear con varios trozos de coral rojo un velón rojo atrae el amor y la pasión. Si se colocan tres corales en triangulo y se pone en el centro un velón rosa se abren los caminos hacia un nuevo amor. Los corales se retiran cuando se han consumido los velones y se ponen en la mesilla de noche o debajo de la almohada o se llevan encima.

Para conseguir nuevas relaciones amorosas se mezcla un poco de polvo de coral blanco, que se puede obtener rayando un trozo, con inciensos específicos de amor y el humo que produce al quemarse se lleva hacia el cuerpo con las manos.

Para protección personal se tiene que llevar en contacto con la piel. Puede ser en forma de colgante, un pequeño trozo atado con un cordón de cuero y anudado al cuello es suficiente.


Para alejar y evitar envidias se utiliza un coral blanco, hay que prepararlo con velas moradas y blancas llevarlo envuelto en un paño de color blanco junto a tres hojas de eucalipto y cinco granos de cebada.

Para atraer la buena suerte se prepara una bolsita de tejido natural de color rojo y se introduce dentro un coral rojo y dos blancos, siete clavos de especie, los pétalos de siete claveles amarillos y siete hojas secas de hierbabuena y se lleva encima, de vez en cuando se sacan los corales y se sostienen el rojo en la mano derecha y el blanco en la izquierda y se visualiza lo que se quiere conseguir, dinero, trabajo, amor…





1 comentario:

  1. Hola, acabamos de abrir una tienda en Tarragona, se llama VIRGUERIES, donde vendemos minerales de diferentes variedades y complementos.
    Esperamos veros muy pronto ;)
    Os dejo nuestra página de Facebook por si os interesa tener más información.

    https://www.facebook.com/virgueries

    Un beso

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...