jueves, 8 de septiembre de 2011

OBSIDIANA

Por Maite Rojo



CAMPO ENERGETICO: emanan y liberan (aportan energía, son útiles para la sanación, la protección, alejan a los espíritus negativos, aumentan los poderes intelectuales, incrementan la suerte y el éxito, proporcionan coraje, confianza en uno mismo y fuerza de voluntad).
CORRESPONDENCIAS SIMBÓLICAS:
CORRESPONDENCIAS PLANETARIAS: Saturno, Plutón.
ASTROLOGICAS: (sugerencia basada en los gobernantes planetarios) Acuario, Cáncer, Virgo, Tauro, Escorpio.
ELEMENTO: Fuego y Tierra.
RELIGION Y MITOLOGIA: el Centauro (Real o mitológico), Tezcatlipoca (dios azteca, su nombre significa “Espejo Humeante” o “Espejo Resplandeciente”), Aganyú (dios yoruba de la prosperidad) y Ochosi (dios yoruba protector de los cazadores, medico y adivino), ángel Casiel.
METALES ASOCIADOS: Plata, plomo
PLANTAS ASOCIADAS: Mandrágora, musgo, tabaco, Ortiga, cicuta, helecho macho, coca, hinojo, cactus, acónito, ciprés, datura, comino.
CHAKRAS: Aunque las piedras negras no pueden asociarse con ningún chakra, suelen utilizarse para estimular el Primero o Base.


Llamada "espejo de los Incas", ágata de Islandia y terciopelo negro.



La obsidiana es un vidrio natural formado a partir de lava volcánica que se ha enfriado con demasiada rapidez y no le ha dado tiempo a cristalizarse de forma significativa (se produce cuando la roca ígnea fundida o magma sale a la superficie terrestre, en forma de lava, y se enfría tan rápidamente que sus iones no tienen el suficiente tiempo para cristalizar).

Normalmente es de color negro, aunque se pueden encontrar ejemplares que por contener hierro, magnesio u otros minerales, son pardos, caobas, marrones y grises y muy raramente, verde, azul y rojo. Cuando se corta paralelamente es de color negro, si se corta perpendicularmente es de color gris.


Es una roca volcánica efusiva perteneciente al grupo de los vidrios volcánicos y compuesta principalmente por oxido de silicio. Su composición es parecida al granito y a la riolita. Presenta estructura cristalina amorfa (la mayor parte de los minerales son cristalinos y sus átomos están dispuestos según una estructura regular y simétrica, pero hay una minoría, entre ellos la obsidiana, que  no tienen estructura cristalina o es muy débil, de ahí que se clasifique como mineraloide), no tiene exfoliación y su fractura es concoidea, es decir, al romperse el mineral presenta una superficie lisa y de suave curva, como la que muestra una concha en su interior. Su dureza, según la escala de Mohs, es de 5.

Los ejemplares de obsidiana en bruto tienen una superficie desigual, los pulidos presentan brillo vítreo (reluciente, traslucido u opaco) o metálico y superficie lisa. Admite el tallado en cabujón, aunque lo más normal es encontrarla pulida.

La obsidiana puede contener burbujas diminutas de gas que le dan un aspecto moteado. Cuando tiene cristales internos, llamados cristalitos, y estos se agrupan, se produce un efecto “copo de nieve”, de hay la obsidiana copo de nieve. Otras inclusiones le dan un brillo metálico o una iridiscencia especial que se revela por destellos de color.  En ocasiones presenta bandas, causadas por la solidificación de la lava que fluye y cavidades revestidas de minerales que reciben el nombre de esférulas. Los ejemplares de mayor tamaño pueden presentar al mismo tiempo burbujas, cristalitos, bandeado, colores raros, aluminio u otros minerales y se cortan en lajas y se pulen para apreciar mejor su belleza.



Este mineral se encuentra en lugares donde ha habido o hay actividad volcánica como Hawai, Japón, Java, México, Ecuador, Guatemala, La antigua URSS (zona este de los Urales), Islandia, Hungría, Italia (islas Lipari)…Los nódulos más oscuros proceden de Nuevo México y Arizona, donde reciben el nombre de “lágrimas apaches”. Los yacimientos del geosinclinal andino (desde las vertientes argentinas hasta el norte de las Rocosas, geológicamente unidas a los Andes) son los más fructíferos.

La obsidiana se emplea en la actualidad para la fabricación de instrumentos quirúrgicos que se usan en cirugía cardiaca y ocular (su filo es cinco veces más delgado que el del acero lo que provoca menos daño en el tejido orgánico y más rápida cicatrización), también se usa como materia prima para la fabricación de sustrato alternativo en los cultivos bajo plástico, la llamada “lana de roca”.



A veces se confunde con el cuarzo ahumado muy oscuro pero, por su color negro y su brillo vítreo, cuando esta pulido, por haberse formado bajo condiciones de alta presión y temperatura y por haberse vitrificado por la acción de fenómenos volcánicos, la obsidiana es el mineral más especial y profundo que la naturaleza ha creado.



HISTORIA Y CURIOSIDADES

Debido a su composición química es casi imposible encontrar obsidianas iguales en distintos yacimientos, esta facultad ha ayudado a los arqueólogos a determinar sus orígenes específicos.

La evidencia arqueológica (la ciencia moderna es capaz de datar piezas estudiando sus “huellas digitales”) sugiere que los nativos americanos, de la costa del Pacifico hacia el Atlántico, utilizaban la obsidiana hace 10.000 años.

Uno de los usos mas interesantes es el de herramienta quirúrgica, los curanderos del Neolítico, hacia el año 7000 a. C. fabricaban herramientas para realizar trepanaciones del cerebro y así permitir el escape o entrada de los espíritus, eliminaban un trozo de cráneo (frontal, occipital o parietal) y abrían un camino de entrada a los espíritus benignos o de salida a los malignos. También practicaban trepanaciones para aliviar presiones sobre el cerebro producidas por golpes con objetos pesados y, según recientes estudios, los dos tercios de pacientes sometidos a estas operaciones se recuperaban en mayor o menor grado.



Son numerosas las menciones y leyendas que hay sobre este mineral.

Ya durante la Edad de Piedra se la concedía gran valor y no solo por su utilidad en la fabricación de cuchillos, lanzas y otros instrumentos, era una piedra a la que rendían culto y adoración.

En el Antiguo Egipto, por su color negro, era considerada una piedra sagrada que correspondía a la Divinidad.

Plinio (siglo IV d C) habla de ella como obsianus lapis, la piedra de Obsius (centurión romano que trajo de Etiopia por primera vez este mineral, quizá de ahí su nombre), y en su tratado Ad Lithicum explica como fabricar una bebida “…cuyos poderes mágicos permiten ver el origen de todas las cosas. Se mezcla polvo de obsidiana, talco, mirra y lagrimas de resina de pino petrificada, ámbar, con vino tinto y se bebe antes de conciliar el sueño

Este mineral fue utilizado ampliamente en las sociedades precolombinas, tanto en la America del Norte como la del Sur.

En la cultura mesoamericana, en el ámbito religioso de los Mayas, durante la primera etapa de la conquista, en el Memorial de Sololá (también conocido como el Tecpan Atitlan que narra los anales de la familia-etnia Xahil, escrito por dos miembros de dicha familia, Francisco Hernández Arana y Francisco Díaz entre los años 1573-1610, en Guatemala), se encuentran referencias sobre el valor que se le da a la obsidiana. Los Cakchiqueles, etnia que en la actualidad se encuentra en Guatemala, consideraban esta piedra como perteneciente al inframundo, quizá por su procedencia volcánica, y representaban al dios de este plano cosmogónico con imágenes fabricadas en obsidiana, incluso cuentan la creación de esta piedra por Xibalbay, dios del inframundo, para que su imagen fuera adorada por todo el mundo “…

Entonces fue creada la piedra de la obsidiana por el hermoso Xibalbay, por el precioso Xibalbay..”. Utilizaban distintos minerales, consideradas Piedras Sagradas, para fabricar imágenes de los dioses, es decir, las piedras eran símbolos de poder que representaban imágenes de veneración a las que se ofrecían distintos presentes para conseguir a cambio beneficios. Era como un mecanismo de intercambio, se le entregaba parte de la primera cosecha u otros presentes y se les pedía a cambio que las demás recolecciones fueran abundantes, o que las lluvias les llegaran en el momento oportuno, o salud para ellos y sus animales o cualquier cosa que les fuera necesario.



En el periodo Prehispánico, en America, se utilizaba para la  fabricación de herramientas (raspadores, cuchillos...), armas (puntas de lanzas, flechas puñales...) por ser muy filosa y perforar y tajar la piel o la carne con mucha facilidad, el “temible Maquahuit” o macana mesoamericana es de esta época. Con la obsidiana también creaban objetos rituales como cuchillos de sacrificios, figuras humanas y de animales máscaras, espejos, joyas.

En las regiones andinas de Chile y Argentina, más al sur, varias tribus (puelches, mapuches, tehuelches, onas…) dependían tanto de este mineral que incluso llevaban obsidianas en bruto en sus desplazamientos para labrarlas o emplearlas en sus ritos según iban necesitándolas.

Se han hallado importantes yacimientos pertenecientes a las épocas de los Teotinahuacos, Toltecas y sobre todo Aztecas o Mexicas.

Según narraciones aztecas sobre la Creación del mundo Coatlicue, madre de la tierra, fue fecundada por un cuchillo de obsidiana y dio a luz a Coyolxauhqui, diosa de la Luna y tuvo un gran número de descendencia masculina que se convirtieron en estrellas.


En el Norte y Centroamérica los aztecas fabricaron armas de obsidiana en grandes cantidades, tanto por sus atributos físicos como por la creencia en sus poderes mágicos, incluso las emplearon para oponerse a la invasión española.

Con este mineral fabricaban espejos planos y cuadrados para la adivinación, a los que se les atribuía propiedades asombrosas y grandes poderes. Los chamanes y curanderos aztecas empleaban espejos de obsidiana para “mirar” el reflejo del alma, asociaban la enfermedad con la perdida del alma, si el reflejo era nítido el enfermo recuperaría su salud, por el contrario, si se reflejaban sombras, el alma se había perdido y no había esperanza de sanación. También los empleaban para “leer los misterios del mundo de los espíritus”. Los chamanes aztecas aseguraban que podían leer en estos espejos lo mismo que en los ojos de un jaguar (animal chamánico asociado a la brujería, la adivinación, el inframundo, las cuevas, el agua, la noche, la caza e identificado con la magia de los espejos).



También utilizaban este mineral, reducido a polvo y mezclado con líquidos, para la elaboración de bebidas misteriosas que tomaban antes de dormir para tener ensoñaciones en las cuales se adentraban en el mas allá, para así “poder descubrir el origen de todas las cosas”. Aseguraban que los efectos eran parecidos a los de la Oasca (Ayahuasca, hierba considerada sagrada en la Amazonía peruana) y les permitía transportarse a los reinos espirituales y mundos subterráneos, trasladarse a otras dimensiones, tener visiones de los animales de poder o de los dioses, curar a distancia, hablar con sus antepasados y llevar a cabo sus ritos iniciáticos y mágicos. Así mismo estos polvos eran usados para cauterizar heridas, pues decían que si la obsidiana, en forma de armas, era capaz de producir heridas, también podía cerrarlas y curarlas.

Los aztecas debían su subsistencia al cultivo del maíz, su economía se basaba en las buenas cosechas de este cereal y “para asegurarse que el sol tendría fuerzas para levantarse cada mañana y poder evitar el fin del mundo”, ofrecían sacrificios humanos a Tonatiuh, dios del sol que les exigía sangre humana. Estos sacrificios los llevaban a cabo en la parte más alta de las pirámides que edificaron, para estar lo mas cerca posible del sol, y usaban cuchillos rituales tallados en obsidiana. 



Las mujeres aztecas se introducían una pequeña obsidiana en la boca durante el parto para que este resultara feliz.

El dios de la magia y de la adivinación azteca, Tezcatlipoca (el espejo que humea), que representaba la oscuridad y era el dueño del cielo nocturno, de la memoria ancestral y del tiempo, se representaba mediante imágenes fabricadas en obsidiana. Y la diosa del destino, las estrellas y la agricultura era Itzpaploti, nombre que significa “mariposa de obsidiana”.

Una leyenda Azteca cuenta como un niño llamado Tepoztecal que había sido adoptado por ancianos, se ofreció a sustituir a su padre en un sacrificio ritual en la ciudad de Xochicalco. Por el camino fue recogiendo unas piedras negras cortantes que llamaban izlis (piedra divina) y se las fue guardando. Cuando llego a la ciudad fue ofrecido a una enorme serpiente llamada Mazacualt que lo devoro, dentro del monstruo saco las obsidianas y le desgarro las entrañas produciéndole la muerte, con lo cual el niño pudo salir de la serpiente y salvo su vida. Desde entonces estas piedras fueron consideradas sagradas y portadoras de justicia y verdad.

Otra leyenda cuenta como en los tiempos de los indígenas aztecas, cuando los hombres salían a cazar durante varios días y los ancianos, las mujeres y los niños se quedaban solos en las cuevas a merced de los animales salvajes que los acosaban, un niño llamado Obsid, hijo de un gran guerrero, viendo el peligro que corrían cuando fueron acorralados por hienas, ato una piedra negra que encontró en el suelo al extremo de una rama y lucho hasta clavársela a las fieras matando a varias de ellas. Como agradecimiento y en reconocimiento a  su gran valor fue nombrado guerrero y dieron su nombre a la piedra.

Para los indios norteamericanos poseer esta piedra era símbolo de poder, riqueza y éxito. Cuenta una leyenda que la obsidiana se formo a partir de las lagrimas las madres y hermanas apaches que lloraban a sus hijos guerreros que acababan de morir en una batalla.

Los indios navajos, al suroeste de America del norte, en sus historias sobre la creación del hombre, hablan de cómo se creo el corazón del hombre de obsidiana. Este pueblo delimita sus tierras sagradas con cuatro montañas también sagradas y una de ellas, en la Sierra de la Plata, la montaña sagrada del norte, recibe el nombre ceremonial de Montaña Obsidiana. Así mismo este minerales una de las cuatro piedras sagradas de ellos.


Se cree que el famoso Dr. Dee, matemático, astrólogo, mentalista y alquimista del siglo XVI y al servicio personal de Isabel I de Inglaterra como astrónomo y mago, utilizaba en sus sesiones de espiritismo un espejo de obsidiana que, según contaba el mismo,” le fue entregado por el ángel Uriel, de quien aprendió el lenguaje mágico de Enochian”, pero que en realidad era uno de los muchos objetos que se trajeron a Europa después de la conquista de México. Tan famoso era su espejo que se cuenta que, gracias a las visiones que tuvo Dee en el, se descubrió la conspiración de la Pólvora, un plan que pretendía volar la Cámara de los Lores en defensa de la religión católica a principios del siglo XVII.



En México se fabrican esplendidas esferas de este mineral y se emplean para adivinar el futuro, hay quien las prefiere a las bolas de cristal de cuarzo por obtener mejores resultados.



MENTE Y ESPÍRITU

La obsidiana, junto con el cuarzo ahumado, es una de las piedras de la Nueva Era, es uno de los Cristales Mentores Esenciales.

El color negro es la antítesis del blanco. Mientras que el blanco es la suma de todos los Rayos, el negro es lo desconocido, lo oscuro, lo que no se ve ni se puede interpretar.  Los dos contienen todos los colores pero el blanco los transmite y el negro los absorbe.

La obsidiana por su energía y su color negro abre los caminos para mostrar las experiencias más profundas y negativas y las absorbe para después expulsarlas por el aura o conjunto de todos los cuerpos sutiles.



Se la denomina piedra de la verdad por la especial facultad que tiene para sacar aquello que esta oculto en el interior de la persona, problemas, obsesiones, prejuicios, preocupaciones... pero también ternuras, emociones, sentimientos, bondades..., la obsidiana hace surgir todo, como si se tratase de un volcán que necesita sacar a la superficie todo lo que guarda en sus entrañas, para darlo a conocer a los demás y a uno mismo.

La obsidiana destapa traumas y ayuda a conocer el inconsciente ignorado que en ocasiones atormenta.

Facilita el desbloqueo mental permitiendo alcanzar experiencias personales profundas. Es como un espejo en el que se pueden reflejar las partes mas intimas del ser, lo que ayuda a un mejor conocimiento personal para eliminar todo lo negativo y corregir lo que no agrada, para poner de manifiesto las verdaderas cualidades espirituales y desarrollarlas.

Irradia gran cantidad de energía, siendo capaz de dominar y vencer en todas aquellas situaciones en las que pueda parecer que reina el Caos.

Protege ante los abusos de personas dominantes y de carácter tan fuerte que dañan física o moralmente. Es conocida también como piedra de la justicia.

Aporta fuerza de voluntad, tenacidad, disciplina.

Libera de lazos o vínculos mundanos permitiendo la apertura de la visión interna.

Encierra el poder de revelar ideas liberando los sentimientos y transmutándolos en expresiones y actos creativos.



Esta en íntima relación con las fuerzas imaginativas y de regeneración, con la elevación y el conocimiento.

Por su fuerza transformadora se emplea con óptimos resultados en meditación pues proporciona excelente claridad de visión espiritual y percepción interna. Da a conocer sin ambages lo que es bueno y lo que es malo en el individuo. Ayuda a conocer las debilidades e ilusiones más vanidosas del ego personal, a reflejarlas para luego transmutarlas.

Produce recuerdos de vidas anteriores.

Esta asociada a la vida después de la muerte, donde se purifican todos los defectos e imperfecciones del alma para conseguir conocer la perfección de la Luz Celestial.

Por su relación con el misterio y lo oculto se usa mucho en el esoterismo. Ayuda a despertar las facultades.

Cuando se usa para entrar en las zonas mas oscuras del subconsciente hay que hacerlo con las debidas precauciones, pues su gran poder para guiar el cuerpo mental por esas zonas puede afectar a personas emocionalmente inmaduras y sin experiencias superiores. Es conveniente tomar conciencia de la extensión y profundidad de sus poderes cuando se emplee en experiencias muy intimas pues pueden producir un cambio tan radical que el individuo, si no esta preparado, no podrá asimilar.


TERAPIA DE LOS CHAKRAS



Aunque son las piedras de color rojo las que abren, estimulan y fortalecen el Primer chakra o Base, la obsidiana, al estar íntimamente unida a las fuerzas creativas y de regeneración, se relaciona con este centro de energía base y tiene una gran capacidad para estimularlo.

Este chakra, situado en el coxis, en la base de la espina dorsal, cerca de los organos reproductores, es el más terrenal de todos, tiene que ver con las emociones, la actividad sexual, el instinto animal y el sentido del olfato.

Al poseer una conciencia propia capaz de detectar todo aquello que obstaculiza el crecimiento personal, la obsidiana facilita el camino hacia la perfección interior, hacia la espiritualidad.

Cuando el miedo, el abatimiento, la angustia, la desilusión, las pocas ganas de vivir, la falta de fe, la falta de autoestima y otros bloqueos sentimentales agobian, la obsidiana con su radiante y poderosa fuerza energética que extrae de la propia voluntad del ser humano, aporta lo necesario para vencer todos los obstáculos y dirigir los caminos nuevamente hacia la alegría, las ilusiones, los sueños, la seguridad, la felicidad, la superación, el alivio.

Actúa sobre el aparato reproductor y los meridianos que corresponden a este centro base, el intestino delgado y el intestino grueso, esta asociado a las glándulas de la adrenalina, situadas encima de los riñones, y tiene que ver con la vejiga y el riñón, la espina dorsal y los huesos. Cuando estos puntos están poco estimulados se producen síntomas como sequedad de boca, ruidos molestos en el tubo digestivo, opresión e hinchazón del vientre, afecciones en el oído (zumbidos, molestias dolorosas), dolor en una parte de la cabeza, dolor de espalda o de riñones. La obsidiana actúa como sedante y corrector de estos síntomas.

Aplicación practica:

Para estimular el chakra base: tumbados en el suelo, con los brazos estirados a los largo del cuerpo y las piernas abiertas, hay que colocar una obsidiana sobre el pubis y realizar varias inspiraciones profundas hasta conseguir un estado mental calmado y visualizar como el aire va recorriendo todo el interior del cuerpo y recogiendo todo lo negativo. Al llegar al primer chakra hay que retener el aire unos segundos e imaginar como todo lo negativo sale por ese punto hasta llegar a la obsidiana. Hay que repetir varias veces el ejercicio hasta conseguir eliminar todo aquello que sabemos que nos perjudica. La habitación debe estar poco iluminada y hay que quemar incienso natural de sándalo. El mineral hay que limpiarlo y purificarlo muy bien después de cada sesion.




Usada con cristales de cuarzo blanco para que polaricen su intensidad, se puede aplicar en otras partes del cuerpo. Si se coloca en la ingle o en el ombligo canaliza hacia el exterior, hacia el cuerpo físico, la energía curativa que poseen los chakras superiores.

Usada junto con cuarzo rosa sirve para eliminar estados depresivos y con cuarzo verde alivia la angustia producida por emociones negativas.

La obsidiana se puede usar en meditación con excelentes resultados, aplicada sobre el Tercer Ojo ayuda a distinguir entre lo bueno y lo malo del individuo, no disfraza la verdad.


SALUD

La obsidiana es muy beneficiosa para personas que están en tratamiento psicológico por depresión, incluida la del posparto, ansiedad o nervios.

Es muy efectiva en casos de esterilidad y también para mujeres embarazadas pues previene las malformaciones en el feto.

Alivia inflamaciones procedentes de virus y bacterias. Previene las infecciones de heridas.

Actúa como una armadura de protección en la estructura ósea del cuerpo.

Calma los dolores de huesos localizados, como artritis y reuma.

Indicada en problemas del aparato reproductor.

Corrige y seda los síntomas provocados por exceso de energía del intestino grueso y delgado como sequedad de boca, ruidos del tubo digestivo, presión en el vientre, dolor en un solo lado de la cabeza, zumbido de oídos…



MAGIA PRÁCTICA

Los espejos mágicos que tienen como base la obsidiana se usan como las bolas de cristal para obtener visiones o imágenes. Para practicar y adquirir experiencia se puede empezar mirando un ejemplar pequeño, en relajación y concentración lo más profunda posible.

Se puede llevar como protección personal. Para prepararla se limpia primero con agua y sal marina, se purifica con incienso y se carga después con una vela blanca. Hay que tener en cuenta que se cargan negativamente con gran facilidad por lo que hay que limpiarlas con bastante frecuencia.



Antes de realizar trabajos de magia que estén relacionados con la descarga de energías negativas, es muy efectivo sujetar dos obsidianas, una en cada mano, o poner una debajo de cada pie, durante unos minutos, pues desbloquean y calman.


1 comentario:

  1. Tenho uma rede http://sabedoriaviva.ning.com/, dedicada ao ensino do esoterismo. Gostava de lá colocar artigos vossos, peço autorização para o fazer,depois de os traduzir para português, colocando a fonte ou as indicações que que entenderem.
    Espero resposta para
    Maria Helena Guerra
    mhpguerra@hotmail.com
    Grata

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...